Tuesday, November 30, 2004

El Padre Durón

En sexto semestre de prepa había que escoger una materia optativa. Las opciones eran Cálculo Integral, Historia de Aguascalientes e Historia del Arte. El 99% de los estudiantes escogieron Historia de Aguascalientes. El 0.5 % escogió Cálculo (¡¡Neeeerds!!). El restante 0.5% escogimos Historia del Arte: Éramos tres. La clase se impartía en la biblioteca y el maestro era el Padre Durón, un cura chaparro y feo, cuyo aliento siempre apestaba a birria (estilo hidrocálido).
Para la mitad del semestre mis otros compañeros de clase ya habían desertado.
Dos veces a la semana llegaba a la biblioteca, buscaba con la mirada la mesa en la que estaba sentado el Padre Durón e iba a sentarme a su lado. La clase consistía en larguísimos dictados que el Padre leía de un viejísimo cuaderno donde tenía resúmenes de las diversas corrientes artísticas que ha habido a lo largo de la historia. No sé que sería de él si algún día perdiera su cuaderno, toda su carrera de magisterio se iría a la ruina.
Una vez el Padre se quedó dormido mientras me dictaba. Al principio no supe qué hacer, ¿lo despertaba?, ¿me esperaba a que se despertara él sólo?, ¿me iba? Finalmente me fui y a la clase siguiente ninguno de los dos hizo alusión a lo ocurrido.
Bueno, como sea, el caso es que el Padre en una ocasión dijo que el único artista que existía era Dios. Que lo único que hacen los hombres es copiar la obra de Él, el único y auténtico Creador. Yo por supuesto que estaba en desacuerdo con lo que decía, pero el Padre Durón decidió que no era un tema que valiera la pena discutir conmigo.
Pero, bueno, algún tiempo ha pasado y el argumento del Padre Durón cada vez me convence más y más.

3 comments:

José Jerónimo said...

Me daría miedo un Padre llamado Durón... En general me dan miedo los Padres.

http://oaxis.blogspot.com/

Abril Mora said...

Me pasa igual... Cuando uno es puberto y rebelde como la hierba de los valdios ps... no entiende nada, todo lo vemos a letras expuestas y no, las palabras tienen más sentido con el tiempo, con la luz ke se les da. Pasan los días y la vida te va mostrando la verdad, después deja de ser necesario ver los documentales de la BBC de Londres para saber ké creer o no. Uno es su propio Dios, uno decide kién es el Dios perfecto y hay kieres mejor deben esperar para dar el siguiente paso. Yo, todavía debo esperar, pero veo el camino cerca cerca, ke es donde se aprende más, la llegada sólo será para despedirce y agradecer lo ke haya ke agradecer y maldecir lo ke haya ke maldecir por ultima vez.

El Taliban said...

No mames no seas pendeja