Monday, September 21, 2009

Un Cuento De La Semana Del Tiburón. Final.

Convencido de que iba a necesitar una dosis más grande para mantener la calma, Scrutch se procuró varias líneas de pan molido colombiano y las inhaló consecutivamente.
Como el puro pan molido le supo medio insípido, Scrutch molió un poco de mantequilla y mermelada y las mezcló con las líneas que ya tenía preparadas y también las inhaló.
Tanto pan le dio sed, así que preparó unas lineas de choco mil y las combinó con leche nido en polvo y, prontamente, las inhaló.
Y, finalmente, para prevenir alguna indigestión nasal inhaló también unas líneas de sal de uvas picot.

La noche prometía ser larga. Pero las noches prometen muchas cosas. Pero ésta noche te lo firmaba y te lo cumplía. Así que larga fue.

Apenas cerraba los ojos, cuando Scrutch fue sobresaltado por otra macabra aparición.
- Simple mortal, contempla al Fantasma de los Días de la Bandera futuros.
- ¿Eh?
- Aguanta, ¿éste es el departamento 9-C?
- Sí, pero del edificio F5.
- ¿No te llamas Gervasio?
- No.
- Ah, es que debo enseñarle el verdadero significado del Día de la Bandera a un tal Gervasio Romero.
- Mmm, no, te equivocaste de departamento, yo estoy aprendiendo el verdadero significado de la Semana del Tiburón.
- Ah, okey. Bueno, con permiso.

El abominable espectro se esfumó en el aire (después de pedir un taxi de sitio cuyas placas Scrutch le hizo favor de anotar por si acaso algo le sucedía en el camino).

Resignado a pasar una noche en vela, Scrutch esperó, paciente, a la siguiente aparición, la cual resultó ser Rodolfo, el tiburón de la nariz roja.

- Scrutch, he venido a mostrarte cómo sería tu vida en el futuro si sigues sin festejar la Semana del Tiburón.
Rodolfo lo tomó de la mano (de forma estrictamente heterosexual) y ambos aparecieron en el futuro. Carros voladores atravesaban el horizonte, miles de androides funcionaban como los fieles sirvientes de la humanidad y la Secretaría de Salubridad por fin anunciaba que dentro de sólo dos años más (aproximadamente) tendría listas las vacunas contra la influenza A H1N1.

- Escucha, Scrutch, si sigues por ese camino de... ouch... de... ay, cabrón, aguanta... voy al baño...
Rodolfo se sujetó el estómago y salió corriendo. Unos minutos después regresó, aliviado.
- Como te decía, en el futuro vas a llevar una vida de... ouch... ¡la puta madre! Regreso...
Rodolfo volvió a salir corriendo. Una media hora después, regresó.
- Ayyy, no mamessss... Güey, me siento de la chingada, me quiero ir a mi casa, la cosa es que tienes que celebrar la Semana del Tiburón, ¿va?
- Bueno... Oye, ¿te importa si te reviso?
Scrutch le realizó un examen físico a Rodolfo (de forma no tan estrictamente heterosexual) e inmediatamente le diagnosticó colitis escuala.
- Oh, ¿y qué es eso?
- Acompáñame.
Scrutch tomó la mano de Rodolfo (de forma ya francamente homosexual) y de pronto ambos aparecieron dentro de un enorme colon.

A continuación, Scrutch procedió a explicarle, detalle a detalle, el fascinante mundo de la colitis y fue así que Rodolfo, el tiburón de la nariz roja, entendió el verdadero significado de la colitis.
- ¿Y cuál es el tratamiento?-preguntó, ilusionado, Rodolfo.
- Lo siento, pero no hay suficientes estudios al respecto. Pero si conoces a algún camarón con colitis, mándamelo.
- Seguro. Ah, me encantan los finales felices, especialmente los de los masajes.
- ¿Qué?
- ¿Qué?

¡Y que el gran blanco nos bendiga a todos!

28 comments:

Guzzdf said...

Chidoguan eres la mamada... (de forma estrictamente heterosexual) Tus postseses son hilarantes..!

PiNkY said...

Pensando seriamente en ir a respirar sal de uvas, cuando lo hagan musical me llevas a verlo ¿si?

ShOrTy said...

Y así termina la semana del tiburón ...que duró tres semanas en realidad, pero cuyas enseñansas y el valor de sus personajes perdurarán por siempre en la memoria de blogger.

Anonymous said...

amen

ru said...

Chidoguán, ¿los tiburones eran comunistas, verdad? Porque si no, no entendí anda.

D´Maurice said...

Esta nueva etapa de chido ¨escritor de ficcion¨es un tanto rarra.

Chidoguán said...

Ficción?
Para nada D'Maurice, toda esta historia está basada en una historia real (o surreal, ya no me acuerdo).

Sender Eleven said...

Ahora lo se ¡Tu eres Rodolfo!

Ritsuka said...

Jajjajja el final ya no fue tan bueno...


En realidad lo sentí algo forzado.


Exigo la remasterizacion del final. Se que puedes hacerlo mejor campeón, anda.

Grrrrly Man said...

El final está débil.

Aleph said...

Chido!

jajajajajajaj...el final estubo algo surrealista pero me dejó satisfecho.

Y como no escribes seguido ni modo. A empezar tu blog otra vez:

Madrugada...

sirako said...

me gustan los viajes al colon (de forma estrictamente heterosexual)

Il Diego said...

Qué?

rfr said...

me gustó eso de la noche cumplidora... sigues escribiendo porque ya ví que sigues escribiendo y no quieres decir que sigues escribiendo, pero ya veremos lo que dice plaqueta que sigues escribiendo, aunque no sé si ya terminaste o aún sigues escribiendo... bueno avisas para ver la película...ah! no crean eso de los tiburones porque luego ahí los andan matando a los pobrecitos que regulan la población de surfistas gringos en nuestras costas mexicanas...

CarlosGM said...

cuidado con las salpicadas

abretesesamo said...

Bravo, a partir de ahora la semana del tiburon no sera lo mismo

ulysses said...

hail to the chidoguan!!!.. buen final, bueno mas que nada por que lo esperaba. es mi primer comentario aqui desde que hice mi blog (para comentar derecho y no como anonimo) pero ya cheque casi todo lo que has escrito... andas bien perro.. saludos y si pasas a visitarme, atesorare tu comentario ( ya me han co-mentado- gente que admiro). buena vibra. pd. surealismo?.. ni dalí podría escribir mejor. ( no podría por que era pintor)

Maria said...

Miren que videos más buenos he encontrado!

http://www.youtube.com/watch?v=g5fLvqDjNR4

http://www.youtube.com/watch?v=SRAfqKd6b4s

JanuskieZ said...

Hi... Looking ways to market your blog? try this: http://bit.ly/instantvisitors

Gato Esquizoide said...

Chido el cuento pero nomás tengo dos preguntas:
1.- Qué pasó con el fantasma de las Semanas del Tiburón Presentes? (nomás no apareció e iba antes del fantasma de las Semanas del Tiburón Futuras)
2.- Lo tiburones no tienen nariz,¿o sí? ¿No sería Rodolfo el tiburón de las branquias rojas o algo así?

Anonymous said...

excelente cuento, eres genial,

Bogo said...

Señor Chidoguán, otra gran aportación a la literatura pacheca. Saludos.

Mr. Cougar said...

no eran tres fantasmas? o a ver, cómo??

El AnArQuI said...

pues estuvo sabroson, y lo que no entienden mis chavos es que lo importante del cuento no es el final sino lo que paso, ademas a mi me ha pasado lo mismo de que empiezo algo(como ir a la tiendo) y termino desviandome tras unas gordas, asi son los finales en la vida real jaa o chale o no se , un saludo y que buen chidoguan nos ilumine

Snatcher said...

pinche chidoguan ya todo contigo termina en cosas del intestino

Anonymous said...

No tienes twiter???

AMPARO said...

AMPARO

cherryred said...

y este blog....ya está cerrado??